La prePa 8
ULTIMAS NOTICIAS
alcoholismo (causas del alcoholismo
Encuentra el amoR
Mis enlaces
Chat de Tierra Caliente
alcoholismo (causas del alcoholismo
 
imagen
TRABAJO REALIZADO POR:
DESIDERIO PINEDA RAMIREZ
RAFAEL MALDONADO CARRANZA
OMAR GARCIA GORDIANO
XOCHITL YAMILET NORIEGA CRUZ
ONELDO PINEDA CASTILLO
PEDRO HERNAN PINEDA BUSTOS
DANIEL PICAZO PALACIOS
ELIONARI OROZCO CHAVEZ
GAUDENCIO URIETA MANUEL
BERTHA IDENIA MORENO PINEDA
YURIDIA MORALEZ LOPEZ
GUADALUPE MORALEZ ORTUÑO
"ANTECEDENTES"
Desde tiempos muy remotos el hombre aprendió a fermentar granos y jugos para obtener una sustancia que le provocaba un estado especial. Este estado varía en las diferentes personas de acuerdo a la cantidad ingerida y de acuerdo a las motivaciones de su injerencia. Nos referimos al estado de intoxicación alcohólica.

Según la mitología egipcia, fue Osiris, dios de la agricultura, quien enseñó a la humanidad el arte de fabricar cerveza. La cerveza egipcia se producía enterrando cebada en recipientes de germinación; la papilla de malta fermentaba por la acción de levaduras salvajes. El uso del lúpulo se cree que procede del siglo VII a.C. La fabricación de cerveza estaba extendida por el norte de Europa ya a comienzos de la era cristiana, y hoy casi todos los países industrializados de Asia y América tienen industrias cerveceras, que suelen producir cervezas tipo lager de calidad media o baja.

Parece que el origen de la destilación está en Egipto. En Alejandría, durante la primera época del cristianismo se produce un avance en todos los métodos que tienen que ver con estos procesos de destilación, aunque ya a finales del siglo III, Zoísmo el Alquimista había dejado constancia por escrito de sus trabajos en los que se incluía la figura de un alambique.

Luego llegarían las conquistas árabes, y de la mano de ellos la destilación, o al menos los conocimientos que en torno a ella se tenían en aquel momento, pasó a Europa. Los árabes destilaban vinos para obtener alcoholes.

Existen reportes escritos del uso de cerveza, vinos y otras bebidas alcohólicas que datan desde 3000 años antes de Cristo. Pero el proceso de destilación aplicado a las bebidas fermentadas se remonta alrededor del año 800 después de Cristo. Este proceso ha permitido la preparación de licores altamente potentes que se consumen actualmente.

La influencia del alcohol en la sociedad ha tenido gran peso como factor problemático en la conformación y funcionamiento de la familia, individuo y por ende de la sociedad. La influencia del alcohol se ha visto reflejada en las diferentes esferas de la historia de la sociedad desde tiempos muy remotos.

El alcohol se bebe desde hace siglos en todo el mundo por distintos motivos relacionados con situaciones culturales y sociales, como fiestas y celebraciones. En ocasiones, algunas personas intentan convencer a otras para que beban. A través de la televisión, la radio y anuncios publicitarios también se transmiten mensajes para invitar a las personas a consumir bebidas alcohólicas.

El consumo y los problemas derivados del alcohol están aumentando en todo Occidente desde 1980, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea y los antiguos países del este, así como en los países en vías de desarrollo.
imagen
LA HISTORIA DE LA CERVEZA

Los orígenes de la cerveza se pierden en la noche de los tiempos entre historias y leyendas; las del antiguo Egipto atribuyen su origen al capricho de Osiris.

Numerosos antropólogos aseguran que hace cien mil años el hombre primitivo elaboraba una bebida a base de raíces cereales y frutos silvestres que antes masticaba para desencadenar su fermentación alcohólica; El liquido resultante lo consumía con deleite para relajarse. La mención más antigua de la cerveza, "una bebida obtenida por fermentación de granos que denominan siraku", se hace en unas tablas de arcilla escritas en lenguaje sumerio y cuya antigüedad se remonta a 4.000 años a.C. En ellas se revela una fórmula de elaboración casera de la cerveza: se cuece pan, se deshace en migas, se prepara una mezcla en agua y se consigue una bebida que transforma la gente en "alegre, extrovertida y feliz".

Desde Oriente Medio, la cerveza se extiende por los países de la cuenca oriental del Mediterráneo. Los egipcios, recogiendo los métodos sumerios, elaboran una cerveza que bautizan con el nombre de "zythum", descubren la malta y añaden azafrán, miel, jengibre y comino con objeto de proporcionarle aroma y color. Y si entre los romanos y los griegos fue considerada una bebida de a gente llana, los pueblos del norte de Europa festejaban con cerveza las fiestas familiares, las solemnidades religiosas y los triunfos sobre sus enemigos.

En la Edad Media nacería la "cerevisa monacorum", cerveza de los monjes con denominación de origen, cuyo secreto guardaba celosamente cada fraile boticario. Los monjes lograron mejorar el aspecto, el sabor y el aroma de la bebida.

Entre los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes factorías cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau. A finales del siglo XV, el duque de Raviera Guillermo IV promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La auténtica época dorada de la cerveza comienza a finales del siglo XVIII con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío, y culmina en el último tercio del siglo XIX, con los hallazgos de Pasteur relativos al proceso ce fermentación.
imagen
PREPA 8 PAGINA EN CONSTRUCCION
Imagen
El alcoholismo[1] es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal, consiste en un uso excesivo de alcohol que causa problemas físicos, psicológicos y de conducta. Si bien un consumo moderado de alcohol es relativamente inofensivo, cuando el consumo es alto, puede crear dependencia.



El alcoholismo parece ser producido por la combinación de diversos factores fisiológicos, psicológicos y genéticos. Se caracteriza por una dependencia emocional y a veces orgánica del alcohol, y produce un daño cerebral progresivo y finalmente la muerte.



El alcohol es una droga y personas pueden morir de la sobredosis. Esto es un peligro específico para los adolescentes que pueden querer impresionar a sus amigos con su capacidad para beber alcohol pero que todavía no pueden medir los efectos.



El consumo del alcohol, ha sido reconocido como un factor de integración social y favorecedor de la convivencia. Esto es, el alcohol es una de las bebidas embriagantes, consumidas con moderación y en los contextos permitidos, reduce la tensión, desinhibe y provoca sensaciones de bienestar. Los bebedores "normales" disfrutan de las bebidas por esos efectos placenteros y aprecian diferentes calidades de bebidas. Desafortunadamente, proporciones variables de individuos en la población presentan problemas en su salud y en sus relaciones interpersonales a causa del consumo inmoderado de alcohol.



El alcohol es una de las drogas que por su fácil acceso y poderosa propaganda que recibe, se ha convertido en un verdadero problema social en casi todos los países y en todas las edades a partir de la adolescencia. El alcohol es la droga más ampliamente empleada por los adolescentes en E.U. y México, aunque no tenemos estadísticas, existen evidencias de un elevado índice de alcoholismo entre los jóvenes.



El alcoholismo afecta más a los varones adultos, pero está aumentando su incidencia entre los jóvenes.



El alcoholismo ha pasado a ser definido recientemente, y quizá de forma más acertada, como una enfermedad compleja en sí, con todas sus consecuencias. Se desarrolla a lo largo de años. El alcohol se está considerando cada vez más como una droga que modifica el estado de ánimo, y menos como una parte de la alimentación, una costumbre social o un rito religioso.



La química del alcohol le permite afectar a casi todo tipo de célula en el cuerpo, incluyendo aquellas en el sistema nervioso central. En el cerebro, el alcohol interactúa con centros responsables del placer y de otras sensaciones deseables; después de una exposición prolongada al alcohol, el cerebro se adapta a los cambios que produce el alcohol y se vuelve dependiente de él.



Para las personas con alcoholismo, beber se convierte en el medio primario mediante el cual pueden tratar con personas, el trabajo y sus vidas. El alcohol domina sus pensamientos, emociones y acciones. La gravedad de esta enfermedad es influida por factores como la genética, la psicología, la cultura y el dolor físico.



Las personas que abusan del alcohol pueden tener problemas para cumplir con sus obligaciones laborales o familiares o de otro tipo. Pueden tener problemas legales relacionados con el alcohol, como ser arrestados por conducir bajo los efectos del alcohol. Y también pueden tener problemas en sus relaciones familiares.



Los alcohólicos han perdido su capacidad para controlar la ingesta de alcohol. No importa la cantidad de alcohol que beban; una vez que empiezan no pueden parar. El alcoholismo, a diferencia del simple consumo excesivo o irresponsable de alcohol, ha sido considerado en el pasado un síntoma de estrés social o psicológico, o un comportamiento aprendido e inadaptado



La OMS define el alcoholismo como la ingestión diaria de alcohol superior a 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre (una copa de licor o un combinado tiene aproximadamente 40 gramos de alcohol, un cuarto de litro de vino 30 gramos y un cuarto de litro de cerveza 15 gramos).





.-ALCOHOL Y JUVENTUD

El tomar bebidas alcohólicas de diversos tipos constituye un comportamiento social aceptable, que afecta y abarca todos los aspectos de nuestra cultura. Desde el tradicional brindis hasta la alegría desbordante que sigue a los éxitos deportivos, todo se celebra con alcohol. Algunas personas se hacen famosas debido a sus problemas con el alcohol, mientras las mujeres suspiran los hombres tratan de emular al varonil actor que anunciara una marca de cerveza. En nuestro país el alcohol, se emplea de un momento u otro, por la mayoría de personas, como resultado de elección, en cualquier acto social imaginable a pesar de ser una droga potencialmente peligrosa. En realidad, forma parte de casi toda clase de fiestas y reuniones, incluidos los funerales.

De los millones de alcohólicos que hay en el mundo, la mayoría son adolescentes. Los jóvenes que beben en exceso son personas de todas clases, hombres y mujeres; algunos escuchan “rock and roll”, otros, música clásica, y también los hay que no escuchan ninguna.

El abuso del alcohol y el alcoholismo son problemas serios para personas de cualquier edad, pero especialmente temibles en los adolescentes. Para algunas personas, en particular los adultos, el aumento evidente de la bebida entre adolescentes es sintomático de una declinación de los valores y las actitudes tradicionales de nuestra sociedad. Para otros, puede confirmar opiniones de que los adolescentes son irresponsables y no son capaces de tomar dediciones por si mismos. A este respecto, hay puntos de vista de diversas clases, a menudo antagónicos y confusos, lo mismo que en cuanto a quien es, con exactitud, bebedor y el grado en que lo sea.

La bebida entre adolescentes y el problema del alcoholismo juvenil son cosas que pueden considerarse de enteres general y que a todos nos conciernen y afectan, independientemente de la raza, religión o lo antecedentes sociales y económicos de las victimas que causa.
.
 
   
LAS SEÑALES PRINCIPALES DEL USO DE ALCOHOL POR LOS ADOLESCENTES PUEDEN INCLUIR:

Físicas: fatiga, quejas continuas acerca de su salud, ojos enrojecidos y sin brillo y una tos persistente.


Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, irritabilidad, comportamiento irresponsable, poco amor propio o autoestima, carencia de juicio, depresión y una falta general de interés.


Familia: el comenzar argumentos, desobedecer las reglas, el retraerse o dejar de comunicarse con la familia.


Escuela: interés decreciente, actitud negativa, faltas al deber, calificaciones bajas, ausencias frecuentes y problemas de disciplina.


Problemas Sociales: amigos nuevos a quienes no les interesan las actividades normales de la casa y de la escuela, problemas con la ley y el cambio hacia estilos poco convencionales en el vestir y en la música.




¿CÓMO SE CONVIERTE LA GENTE EN ADICTA?

Algunas personas ven la adicción como una enfermedad en la cual el adicto está desesperado y tiene poco poder sobre la causa de su adicción. Otros ven estos comportamientos adictivos como una elección[2] es decir, porque ellos son quienes lo han elegido.

Son muchas las creencias que existen sobre el origen de las adicciones, pero no cabe duda que las principales causas que pueden explicar estas conductas (alcoholismo, drogodependencias, ludopatía, etc.) son defendidas desde un punto de vista Bio-psico-social, es decir, influye la propia biología del individuo, su personalidad y su entorno social y cultural.

Hay seis indicadores claros de una adicción:

1. Un objeto de deseo. Siempre hay un objeto que se desea, pudiendo ser, sustancia, cosa, actividad, o relación que conduce a la adicción, sea alcohol, comida, juego, drogas, o cualquier otra cosa que provoque ideas obsesivas y derive en conductas compulsivas.

2. Preocupación. Exista una necesidad de la cosa que provoca la adicción.

3. Comportamientos guiados. Es decir, se tiene que actuar para reducir la ansiedad y satisfacer la obsesión que provoca el comportamiento adictivo.

4. Falta de control. La adicción siempre implica una pérdida de control sobre los pensamientos, sentimientos, ideas o comportamientos cuando aparece la cosa desea. Cuando un adicto intenta detener o cortar sus comportamientos adictivos, falla y esta es la clave y la característica central de la adicción y la dependencia.

5. Dependencia. Hay dependencia respecto a lo que se anhela, física o psicológicamente, y sólo esa cosa puede satisfacer el deseo del adicto (al menos temporalmente)

6. Consecuencias negativas. La adicción siempre va acompañada de consecuencias negativas.



PRINCIPALES CAUSAS DEL CONSUMO DE ALCOHOL EN LOS JÓVENES

No existe una sola causa que provoque la enfermedad del alcoholismo, pues es un fenómeno complejo de causas diversas que se manifiesta por serios trastornos antisociales de la personalidad.



Las principales causas que propician el alcoholismo son:



Las costumbres familiares.


Las presiones personales




La mayoría de los jóvenes toman bebidas alcohólicas:



Para sentirse bien y divertirse.
Para descansar y olvidar el estrés.
Para escapar de sus problemas.
Porque les gusta el sabor de las bebidas alcohólicas.
Para estar más a gusto en reuniones.
Para ser parte de algún grupo.
Para emborracharse.
´



EFECTOS DEL ALCOHOLISMO EN EL ADOLESCENTE

La mayoría de los adolescentes han consumido alcohol por lo menos una vez en su vida y, quizá, haya tomado de más en alguna ocasión.

Esto puede ser normal, pues el que un adolescente tome bebidas alcohólicas son caracteres típicos de su edad, al igual que lo son los conflictos generacionales, la confrontación de ideas y actitudes, y todo lo típico de esa edad.

Pero cuando el joven lo hace con frecuencia y sin medida, y su vida se ve afectada en términos de su desempeño y calidad, entonces el muchacho ya es un alcohólico.

Las características de un alcohólico adolescente, además de todas las comunes a todas las personas, son:

Rápida baja en las calificaciones.
Altibajos emocionales.
Separación notoria de las actividades familiares o de sus quehaceres.
Cambio negativo en su higiene y aspecto personal.
Deseo de aislamiento.
Actividad defensiva y una tendencia a responder agresivamente a la menor provocación.


 
     
   
CLASES DE BEBEDORES
Hay distintas clases de bebedores[3], los podríamos clasificar en cuatro clases diferentes ente ellas:

Bebedor Moderado: Ingestión habitual de diversas bebidas alcohólicas inferior a los 3/4 litros por día.
Bebedor Habitual: Toda su vida social se centra en el alcohol. no consumen por gusto, sino porque le aporta una sensación aparente de seguridad, valor o placer. Al comienzo, la ingesta es circunstancial, y puede dejar de beber. Con el tiempo, se establece el hábito.


Alcohólico: Se caracteriza por depender del alcohol, tanto física como psíquicamente, y la incapacidad de detenerse o abstenerse.


¿POR QUÉ BEBEN LOS ADOLESCENTES?

Para los adolescentes el alcohol es como un "quitapenas" que permitirían esquivar los límites que la realidad impone y acceder a un mundo que ofrecería mejores condiciones de sensación.

La adolescencia es un momento particularmente vulnerable en la vida de una persona, por ser un momento de "transición" entre la pérdida de los padres como educadores principales y la búsqueda o el encuentro de otras nuevas figuras, deseos y sensaciones. A todo esto también se suma el enfrentamiento con un mundo que cada vez se les va haciendo más complejo.

Existe además un verdadero "bombardeo" de la publicidad dirigida hacia los adolescentes, apetecible para el mercado; basta ver como ejemplo al respecto, las publicidades de cerveza destinadas a jóvenes y el "encuentro" entre ellos si se la consume juntos.

Los adolescentes también afrontan en esta etapa el erotismo, los encuentros sexuales... que los atemoriza, pero en silencio. En diferentes pueblos y culturas, encontramos ceremonias y rituales de iniciación como forma de marcar en lo simbólico este pasaje de la niñez al "mundo adulto", en muchos casos como marcas en lo real y en todos poniendo en juego cuerpo expuesto al sufrimiento y a la muerte.

Es posible que en nuestra cultura actual, el alcohol juegue algún papel en este sentido para los adolescentes en tanto "se es grande" por estar "tomando alcohol" o por estar borracho. Por otra parte, el alcohol "suelta la lengua" y "da ánimos" para "encarar" el juego de la seducción inicial.

El alcohol es una droga socialmente aceptada, como ya hemos dicho en otros puntos, y esta droga daría, desde la consideración de los jóvenes, la fuerza y el valor necesarios para los primeros encuentros sexuales tan deseados y tan temidos. Entonces, se arman de un escenario: la discoteca, el monte o en cualquier parque o lugar donde hacer el denominado “botellón”, en el cual beber para así poder, a través de este acto, estar en un estado de embriaguez o borrachera, sentirse grandes y pensar que están haciendo cosas de personas adultas.









POR QUE CIERTOS JÓVENES BEBEN DEMASIADO



Son muchas las razones que pueden inducir a la gente a beber[4]. Las causas pueden ser variadas. Como las causas posibles se han mencionado las siguientes:



HERENCIA: parece ser que existe una cierta predisposición genética a caer en la bebida. esto no justifica todos los casos. además hay grandes bebedores cuyos antecesores han sido abstemios o viceversa.
EDUCACIÓN: la educación parece desempeñar una importancia mayor que la herencia en el desarrollo del alcoholismo. la falta de unos patrones adecuados en el hogar puede conducir al mal uso del alcohol. es mas normal que una persona desarrolle afición a la bebida cuando de joven ve que las personas mayores que le rodean lo hacen habitualmente.
COMO UNA MANERA DE CONECTARSE CON LOS DEMÁS: la mayoría de bebidas favorecen las relaciones sociales el alcohol muchas veces ocasiona que se pierda la inseguridad personal y puedan estar mas confiados de si mismos.
PARA SUPERAR LOS PROBLEMAS PERSONALES: algunas personas beben para superar la tristeza, la depresión o la falta de felicidad personal. el alcohol o los narcóticos pueden constituir una puerta de escape a la infelicidad.


QUE ES LO QUE INDUCE PRINCIPALMENTE A LOS JÓVENES A CONSUMIR ALCOHOL

La creencia más compartida entre los diferentes grupos de adolescentes y jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las "consecuencias positivas" que este proporciona. Entre estas destacan, según ellos indican, una potenciación de la actividad psico-física ( alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen. En la medida que el alcohol proporciona a los jóvenes una serie de efectos o consecuencias positivas, y el joven los interpreta como un beneficio, dichos efectos se convierten en motivos de consumo. La juventud, como regla general, no asocia el consumo de alcohol con los problemas que de él pueden derivarse, ellos esperan del alcohol cambios positivos globales (facilitador de expresividad emocional, desinhibidor y potenciador de las relaciones sociales, etc.), y a la vez no creen que dicha sustancia tenga consecuencias negativas, influyendo considerablemente en un mayor consumo durante el fin de semana, donde las relaciones interpersonales se intensifican.



¿QUÉ RIESGOS PUEDE TENER EL CONSUMO DE ALCOHOL?

Uno de los riesgos a largo plazo que puede entrañar el consumo de importantes cantidades de alcohol es que puede generar dependencia, es decir, puede producir un cierto “acostumbramiento del organismo” que hace que si dejas de consumir experimentes efectos desagradables conocidos como “Síndrome de abstinencia”.

El síndrome de abstinencia al alcohol se presenta como un cuadro clínico en el que pueden presentarse desde sudoración, temblores, insomnio, náuseas, vómitos y convulsiones, hasta el llamado “Delirium tremens”, el cual constituye un cuadro grave que entraña riesgo de vida y en el cual la persona experimenta delirios y alucinaciones táctiles, auditivas y visuales, por lo general de carácter terrorífico.

INTOXICACIÓN AGUDA
ABSTINENCIA LEVE A MODERADA
ABSTINENCIA SEVERA

Dificultades para caminar (ataxia)
Temblores
Delirium Tremens (DTs)

Desinhibición
Náuseas
Alucinaciones visuales, auditivas o táctiles

Dificultades para hablar
Ansiedad
Convulsiones

Baja presión arterial
Sudoración
Vómitos y diarrea

Aliento alcohólico
Dificultades para dormir
Depresión




COMO AFECTAN LOS PROBLEMAS SOCIALES



En el medio en el que nos desenvolvemos, necesitamos ser aceptados y nosotros mismos creemos que si hacemos "todo" lo que los demás hacen seremos reconocidos y aceptados por ellos. Es por eso que todos los adolescentes toman para sentirse que están haciendo lo mismo que sus compañeros y sentirse aceptados por ellos, para tener una excusa para involucrarse en conductas no aceptables socialmente y poder "echarle la culpa al alcohol". Así por ejemplo, si alguno hace algo que pueda ser percibido como infantil, agresivo o peligroso y que pudiera tener una respuesta negativa de sus compañeros, tiene un "pretexto", algo a que atribuir la conducta inaceptable. En estos casos, el alcohol es usado como una carta abierta para hacer lo que a uno le plazca".



Predisposición genética: Se cree que La predisposición genética es una de las causas de la dependencia y el abuso de alcohol. Estos datos se observaron a partir de estudios que se realizaron con gemelos monocigóticos y dicigóticos, y estudios con familias adoptivas y biológicas de individuos alcohólicos


Para animarse o sentirse bien en una reunión con los amigos.





AFECTA EL MEDIO DE NUESTRA SOCIEDAD

Encontramos en nuestra sociedad la existencia de actitudes y valores que promueven el consumo y que se manifiestan a través de los medios de comunicación

También en los factores educativos, que se pueden enlistar en: ausencia de estímulo

a la creatividad, autoritarismo, falta de comunicación entre alumnos, maestros y padres de familia Y un sistema educativo centrado en el contenido y no en el alumno.



¿COMO ACTÚA LA PUBLICIDAD?



Probablemente dos de las influencias más fuertes son la presión de quedar bien con los compañeros e imitar los patrones de conducta y moda difundidos por los MEDIOS DE COMUNICACIÓN masiva, tales como la televisión, el cine, el radio y las revistas.

Los adolescentes están atravesados por una etapa de aceptación, de búsquedas, de rebeldía, de identificación; están además, tratando de definir un estilo de vida que les permita verse mejor.



CARACTERÍSTICAS DE UNA PERSONA ALCOHÓLICA

-Inmadurez e inaccesibilidad emocional.
- Dependencia emocional.
- Necesidad de llamar la atención.
- Incapacidad para amar, para dar y recibir. Sin embargo puede hablar muy bien del amor, como sucede en el caso de poetas, escritores y compositores alcohólicos.

- Problemas sexuales tales como homosexualidad latente, promiscuidad o inseguridad sexual.
- Soledad existencial. Se siente solo, escéptico, diferente, ajeno a todo. Compensa esta situación rodeándose de personas que le den por su lado y lo admiran, con frecuencia de menor edad o de una condición social inferior, entre las que el alcohólico destaca.
- Impulsividad. Actúa por impulsos cortos. No es constante, no persevera casi en nada. En compensación, puede ser compulsivamente disciplinado en una o dos disciplinas.
- Vive en un mundo de fantasía, sueña con frecuencia, lo que lo lleva a mentir.
- El alcohólico tiene un miedo vago a todo y a nada: una angustia existencial. Como consecuencia y compensación a sus miedos. Puede desarrollar una conducta agresiva.
- Incapacidad para integrarse. Como el alcohólico está desintegrado interiormente, no se acepta a sí mismo y se evade, tampoco puede integrarse a un grupo (a menos que sea para tomar). Pero muchos de ellos desarrollan una habilidad especial para manipular, controlar y dirigir a los demás. Puede dirigir grupos pequeños o grandes masas.

- Es muy sensible emocionalmente. Todo lo conmueve. Los demás consideran a veces que los alcohólicos son fuertes, pero en realidad son frágiles y endebles. Sin embargo, el consumo del alcohol los lleva a una anestesia emocional.
- Incapacidad de tolerancia a la frustración. Es introvertido, tímido, inseguro. Ante un fracaso genera resentimiento hacia los demás y autocompasión. Se siente a la vez culpable y víctima, y en suma, desdichado.
- Incapacidad de tolerancia al sufrimiento. No se enfrenta a él: se fuga.



CARACTERÍSTICAS DE UN ALCOHÓLICO EN ETAPA ACTIVA



- Marcados cambios en su forma habitual de comportarse cuando entra en contacto con el alcohol. Puede mostrarse notablemente desinhibido. Si suele ser frío, seco, puede volverse afectuoso; si es tranquilo, puede comportarse agresivamente; si es introvertido actúa en forma sociable…
- Constante negación de su enfermedad. Es habitual la frase: "Yo no soy alcohólico".
- El enfermo es cada vez más esclavo del alcohol.
- Hay frecuentes períodos de depresión y desesperanza. Esta se acentúa en la etapa de desintoxicación. Tiene conductas autodestructivas -además del consumo de alcohol- y un constante auto rechazo. Tiene pensamientos fatalistas, como el de considerar "¿Qué importa ya?".
- Sentimientos de culpa e impotencia ante los constantes fracasos por controlar su enfermedad y su vida, y también por el daño que causa a los suyos.
- Sentimientos falsos, exagerados y/o distorsionados, lo que lleva a cometer actos que sobrio no cometería como agresiones, encuentros sexuales, etc.
- Tiene bajo contacto con la realidad. A medida que avanza la enfermedad aumentan los rasgos esquizoide -preocupaciones paranoicas (cree que alguien quiere hacerle daño), alejamiento de los demás, fantasías de omnipotencia-.
- Tiene un yo débil y paulatinamente va perdiendo el contacto con ese yo.
- Su autoestima, su responsabilidad y su autocontrol son débiles y se debilitan cada vez más.
- Entra en luchas por cuestiones relacionadas con el dominio-sumisión.
- Su dependencia lo hace confiar irracionalmente en agentes externos (una gran dependencia) para lograr seguridad, protección, amor, comida, aceptación, comodidad. Y para lograrlo usa la exigencia, la manipulación y el chantaje.
- Usa una fachada agresiva de actividad vigilante respecto a la satisfacción impulsiva de sus deseos o a la búsqueda de protección.
- Cuando la intoxicación por alcohol continúa durante el tiempo y con intensidad suficiente, desemboca en síndromes irreversibles. Uno de ellos puede ser la desintegración de la personalidad y el otro la demencia. En la desintegración de la personalidad comienza a desestructurar todo lo adquirido por la educación: normas éticas, modales. El alcohólico va descendiendo en la escala social y profesional. El abuso alcohólico le produce fases de agresividad, crisis de furia y se vuelve antisocial, hasta que tiene que ser internado en un hospital psiquiátrico en forma permanente. La demencia es un deterioro grave de la inteligencia. El alcohólico pierde los conocimientos y las habilidades que tenía bien aprendidos - incluidas las de su trabajo.
 
     
   
EFECTOS Y SÍNTOMAS FÍSICOS DE UN ALCOHÓLICO
El alcohol no está expuesto a ningún proceso de digestión por lo que en su mayoría pasa primero al intestino delgado para después ser absorbido por el torrente sanguíneo. Sólo una pequeña parte llega directamente a la sangre a través de las paredes estomacales. En la sangre el alcohol es metabolizado (descompuesto para ser eliminado o aprovechado por el organismo) mediante el proceso de oxidación. Es decir, se fusiona con el oxígeno y se descompone de modo que sus elementos básicos abandonan el cuerpo de forma de bióxido de carbono y agua. El primer lugar de oxidación es el hígado, el cual descompone aproximadamente el 50% del alcohol ingerido en una hora. El resto permanece en el torrente sanguíneo hasta ser eliminado lentamente.

· dolor en el vientre

· temblores matutinos

· torpeza de movimientos y de habilidades manuales





EFECTOS Y SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS DE UN ALCOHÓLICO

El alcohol afecta en primer lugar al Sistema Nervioso Central y su ingerencia excesiva y prolongada puede provocar daño cerebral. Popularmente se cree que el alcohol incrementa la excitación, pero en realidad deprime muchos centros cerebrales. La sensación de excitación se debe precisamente a que al deprimirse algunos centros cerebrales se reducen las tensiones y las inhibiciones y la persona experimenta sensaciones expandidas de sociabilidad o euforia. Por eso se dice, que el alcohol "anestesia la censura interna". Sin embargo, si la concentración de alcohol excede ciertos niveles en la sangre interfiere con los procesos mentales superiores de modo que la percepción visual es distorsionada, la coordinación motora, el balance, el lenguaje y la visión sufren también fuertes deterioros. Fuertes cantidades de alcohol reducen el dolor y molestias corporales e inducen al sueño. Pero su uso continuo irrita las paredes estomacales llegando incluso a desarrollarse úlceras. Adicionalmente tiende a acumularse grasa en el hígado, interfiriendo con su funcionamiento. En alcohólicos crónicos se provocan graves trastornos cerebrales, hepáticos (cirrosis) y cardiovasculares (aumenta la presión sanguínea y con ello el riesgo de un infarto). Incluso, está demostrado que el alcohol incrementa el nivel de los triglicéridos (grasa no saturada o vegetal en las arterias) y con ello también el riesgo de un infarto. Finalmente, como es ampliamente conocido, el alcohol provoca adicción física y dependencia psicológica.

· Necesidad de justificar el hecho de beber

· Cambios en la conducta con la aparición de periodos violentos

· Beber en solitario

· Perdida de la memoria y de la capacidad intelectual

· No poder aguantar ni un solo dia sin beber.

· Descuido de alimentación.









FASES PROGRESIVAS DE UN ALCOHÓLICO



Fase prodrómica:



- consumo más frecuente, muchas veces a hurtadillas para disimular ante los demás.

- preocupación por la cantidad de bebida disponible.

- aumento de la tolerancia.

- amnesia después de embriaguez.

- incapacidad de detenerse u abstenerse ocasionales.





Fase crucial (se inicia la enfermedad alcohólica):



Perdida de control con incapacidad de detenerse y/o abstenerse en casi todas las situaciones de ingestión.

- tragos en ayunas (componer el cuerpo.) para calmar síntomas de privación, negación y racionalizaciones, intentando justificar ante sí mismo y a los demás su pérdida de control y los problemas asociadas.

- cambios de personalidad, que alteran las relaciones con su familia, el trabajo y el grupo social.





­Fase crónica



- aparecen las crisis de ingestión de alcohol (especialmente en el alcoholismo Intermitente), con grave deterioro de la vida familiar, laboral y social (el enfermo bebe con 2 o más embriagueces al día y por varios días).

-El alcohólico inveterado bebe en mayores cantidades y con mayor frecuencia, resultándole más difícil ocultar su hábito de consumo.

-disminuye la tolerancia (generalmente por un daño orgánico cerebral).

“Nuestro amigo alcohol se ha transformado en alguien esclavizaste y celoso, que exige dedicación exclusiva”.

 
     
   
CONSECUENCIAS QUE PUEDE TRAER EL ALCOHOL.
El deterioro general que, de forma paulatina, sufre el alcohólico lo lleva a adoptar actitudes de evasión, tanto en lo que atañe a las relaciones familiares -una disminución de las muestras de afecto y del cumplimiento de su función como miembro del núcleo, un aumento progresivo de discusiones e irritaciones-, como a las laborales -incumplimiento de sus tareas, llegar tarde al trabajo, discusiones sin causa aparente y, sobre todo, las frecuentes ausencias-.

Poco a poco, el alcohólico va descargando sus responsabilidades en otros porque, íntimamente, sabe que no puede afrontarlas y prefiere derivarlas. Así, de manera gradual, comienza a recorrer por etapas un camino que no por conocido es menos inexorable. En la primera perderá a la familia, para pasar después, en la segunda, a perder el trabajo y, por fin, al llegar a la última, perderá todas sus relaciones, inclusive a los amigos.

Entre las consecuencias físicas figuran la pérdida del apetito y el insomnio, así como ciertas enfermedades cuya incidencia es elevada en los alcohólicos, por ejemplo, la gastritis, las úlceras pépticas, determinados trastornos renales y cardíacos, y la temida cirrosis hepática, enfermedad con un alto índice de mortalidad.




FORMAS DE PREVENIR EL ALCOHOLISMO

En México así como en otros países existen instituciones, organizaciones y dependencias que se encargan del tratamiento del alcoholismo y sus consecuencias. Sin embargo, resulta difícil encontrar programas centrados en la prevención, es decir, un plan para evitar o disminuir el problema antes de que este ocurra.

Reconocer el problema

Existe un problema grave de alcoholismo en los adolescentes en la actualidad:

Cada vez son mas jóvenes los adolescentes que se encuentran experimentando con alcohol y otras substancias.
Es alarmante el número de jóvenes que beben con exceso y que se enfrentan a las consecuencias de esto: accidentes automovilísticos, violaciones, situaciones de violencia, problemas familiares, escolares o con la justicia.
El número de mujeres jóvenes que consumen bebidas alcohólicas ha aumentado. Cada vez es menos mal visto entre los adolescentes que las mujeres abusen del alcohol.
Ante un problema que se ha convertido en un riesgo grave para la salud , surge la necesidad de prevenir, de evitar que algunos o muchos de los adolescentes se expongan al riesgo de convertirse en alcohólicos o cuando menos, de retardar esta posibilidad. Para cumplir con este objetivo, es necesario un plan de prevención que abarque a todos los sectores de la población

Niños
Jóvenes
Maestros
Padres de Familia
De acuerdo con las investigaciones en el campo de la salud mental, algunos aspectos de la prevención deberán centrarse en mejorar la relación familiar y social. Como parte de una campaña permanente de prevención de alcoholismo y otras dependencias, pueden considerarse temas de importancia entre otros:

Integración Familiar.
Comunicación en la Familia.
Fortalecimiento de los valores de la Familia.
Las drogas y sus consecuencias.
Escuelas libres de adicciones.
La sociedad y las adicciones.
Influencia de los medios de comunicación
Capacitar al público en general y en especial a aquellas personas con alcance social como; maestros, asociaciones de alumnos, jefes de empresas y encargados de recursos humanos, entre otros.
 
     
   
ENCUESTAS Y ENTREVISTAS
La pagina de la prepa 8 de cd ALTAMIRANO
 
OBRAS CITADAS
--------------------------------------------------------------------------------

[1] Narro Robles, José et al.: “Consecuencias comunitarias del consumo de alcohol”. En: Tapia Conyer, Roberto (Ed).1994. Las adicciones: dimensión, impacto y perspectivas. México: Manual Moderno, 1994: 229-244

[2] Meljem Moctezuma, José: “Regulación sanitaria de bebidas con contenido alcohólico”. En: Cuadernos FISAC, (Fundación de Investigaciones Sociales, A.C., Cd. de México): Febrero 2000, Año 1, No.4: 33-40

[3] Nava Hernández, Rodolfo: “Formación profesional en Medicina Laboral y atención del consumo, el abuso y la dependencia al alcohol”. En: Cuadernos FISAC, (Fundación de Investigaciones Sociales, A.C., Cd. de México): Agosto 2000, Año 1,Vol. 1 No.007: 49-56

4] Berruecos Villalobos, Luís A. “El alcoholismo en México: situación actual y perspectivas”. En: Alcoholismo: Visión Integral. Rafael Velasco Fernández, (Ed.). México: Trillas, S.A., 1988: 74-92

Berruecos, Luís: “Aspectos culturales del consumo de alcohol en México”. En: Alcohol